LIFE Folleto

LIFE VIVIENDO EN LIBERTAD ETERNAMENTE

Un ministerio cristiano dirigido a hombres y mujeres que están saliendo de la homosexualidad

L.I.F.E., Sociedad Anónima, es un ministerio cristiano no denominacional que ayuda personas a superar la atadura mental y emocional de la homosexualidad. Las vidas transformadas de nuestros miembros son el testimonio de la victoria que fue ganada por Jesucristo sobre el pecado, Satanás y la muerte. La victoria viene por el poder Espíritu Santo cuando nos movemos en fe y obediencia. Dios es nuestra fuente de sabiduría y fortaleza y nuestro punto de referencia. A través de Él todo podemos vivir en libertad eternamente.

L.I.F.E., como parte del Cuerpo de Cristo, sirve ayundando a la Iglesia a alcanzar a aquellos atrapados en la homosexualidad. Enviamos literatura, presentamos programas con testimonios; compartimos y desarrollamos seminarios para informar a aquellos que desean ministrar personas atrapadas en este pecado. Aconsejamos a miembros de familias y a personas queridas y damos la bienvenida a aquellos que se sienten llamados a este trabajo.

Nos sentimos fuertemente obligados a continuar el trabajo de educar al pueblo de Dios acerca del tema de la homosexualidad. La Iglesia ha sido seriamente negligente en ofrecer consejería verdadera y llena de amor a aquellos buscando ayuda. Esto se debe en gran parte a temor ignorancia o conceptos falsos. Frecuentemente la persona con problemas de homosexualidad es rechazada como una que tiene algún imperdonable hábito pecaminoso o bien le dicen que él o ella puede agradar a Dios continuando en este pecado. Ambos puntos de vista son opuestos a la Palabra de Dios y cancelan la calidad redentiva de la Iglesia. Nosotros estamos en la mejor disposición en relación a este tema para traer salvación, sanidad y restauración.

ALGUNAS VERDADES, POR EJEMPLO...

NADIE NACE SIENDO HOMOSEXUAL...

La homosexualidad es el resultado de heridas emocionales y psicológicas y de enajenación en la niñez. Usualmente es en este periodo cuando se empieza a tener sentimientos por una persona del mismo sexo; sentimientos que son involuntarios, no sexuales y muchas veces atemorizantes. Un persona joven experimentando estas emociones es renuente a compartirlas hasta que encuentra a otra como el/ella. Frecuentemente esto lleva a caer en alguna experiencia sexual confirmando así la identidad que se sospecha. Esto es un compartamiento aprendido en el cual la persona peca contra sí mismo y peca en repuesta a lo que siente, llevándole a estar atado y en confusión.

NO ES EL PEOR PECADO...

Jesus dijo que en el día del Juicio, Sodoma sería mejor tratada que Capernaum que lo había rechazado a Él y a sus obras. Primera Corintios 6 dice que la avaricia y ser maldiciente, lo mantendrán a uno fuera del Reino de Dios al igual sin duda que la homosexualidad.

LA HOMOSEXUALIDAD NO ES ACEPTABLE A DIOS...

Toda la creación es heterosexual en diseño. Los grupos de género fueron creados para complementar y completarse los unos a los otros. La mejor ilustración de esto es el amor entre Jesús y su Novia, la Iglesia redimida y santificada.

POR SUPUESTO QUE LA GENTE PUEDE CAMBIAR...

“Yo soy Jehová, Dios de todo ser viviente, ¿acaso hay algo que sea difícil para mi?” (Jeremías 32:27)

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; todas son hechas nuevas.” (2 Corintios 5:17)

“Para los hombres esto es imposible, pero para Dios todo es posible.” (Mateo 19:26)

NOSOTROS CREEMOS...

  • En un solo Dios, eternamente existiendo en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.
  • Que Jesucristo, Dios en la carne, fue concebido por el Espíritu Santo, nacido de la Virgen María, vivió una vida sin pecado, murió una muerte voluntaria de expiación en la cruz. Resucitó de manera corporal de la tumba y ascendió al cielo donde intercede por nosotros con el Padre.
  • Que la muerte de Jesús fue de manera absoluta suficiente por los pecados de toda la humanidad y que todos los que lo aceptan como Salvador son libres de la pena del pecado.
  • Que la Biblia es la inspirada Palabra de Dios, sin error en sus escritos originales y la autoridad suprema por la cual todas las creencias humanas y la conducta son juzgadas. Creemos que iremos de fuerza en fuerza y de gloria en gloria conforme somos santos así como el Señor es Santo.
  • Que Jesús regresará gloriosamente a juzgar a los vivos y a los muertos.
  • En el Bautismo del Espíritu Santo que unge al hijo de Dios con dones sobrenaturales para testificar y vivir una vida resucitada.
  • Que somos hermanos y hermanas con todos los que son nacidos de Nuevo y que aman glorificar a Dios.

“¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os engañéis: ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estadafores, heredarán el reino de Dios. Y esto erais algunos de vosotros, pero ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús y por el Espíritu de nuestro Dios.” (I Corintios 6:9-11)

LA LIBERTAD DE LA HOMOSEXUALIDAD ES POSIBLE PORQUE...

La soledad puede ser remplazada con la incomparable presencia de Dios y con verdaderos amigos cristianos.

Las heridas emocionales pueden ser sanadas por Su poder que satisface donde el amor humano falla.

La identidad puede ser establecida como la de un verdadero hijo de Dios, aceptado en el Amado, afirmado por el Espíritu Santo.

El temor se puede desvanecer dando lugar a la seguridad y la confianza en aquel que nos ha escogido y que nos ama.

La confusión se puede disipar por la luz pura de la verdad de Dios en la Biblia.

El pecado puede ser perdonado. La atadura de la ira, la rebelión, la envidia y la lujuria puede ser quebrada por la misericordia y el poder de Dios.

La homosexualidad claramente tiene dos caras: (1) Un mundo caído que impone heridas, temores, enajenación y confusión de identidad; (2) Las personas reaccionan con decisiones pecaminosas en un intento para compensarse y consolarse.

Las heridas llaman por compasión y sanidad. El pecado llama por arrepentimiento y perdón. La compulsión llama por consejería y liberación.

“A Jehová he puesto siempre delante de mí; porque está a mi diestra; no seré conmovido. Se alegró por tanto mi corazón y se gozó mi alma; mi carne también descansará confiadamente, porque no dejarás mi alma en el seol, ni permitirás que tu santo vea corrupción. Me mostrarás la senda de la vida; en tu presencia hay plenitud de gozo, delicias a tu diestra para siempre.” (Salmo 16:8-11)

El ministerio L.I.F.E. en el poder del Espíritu Santo a través del lavamiento del agua por la Palabra, del perdón, de la renovación de nuestra mente, de la liberación de opresión demoniaca, de saber quienes somos en Cristo, restaurando relaciones rotas, guardando nuestros corazones, hablando la verdad, sometiéndonos a Dios y unos a otros y renunciando a toda idolatría.

Ofrecemos:

  • testimonio de nuestra vidas cambiadas y en proceso de cambio
  • reuniones semanales de alabanza, oración y apoyo
  • consejería personal
  • línea telefónica de ayuda
  • consejería para amigos y familia
  • equipos para compartir en iglesias y grupos interesados
  • seminarios educacionales en todo aspecto ministerial para personas saliendo de la homosexualidad

“A aquel que es poderoso para guardaros sin caída y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría, al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y poder, ahora y por todos los siglos. Amén.” (San Judas 24, 25)